Recursos Humanos de Argentina

Foro de discusion sobre los temas de RR.HH.

Atheln

Compañeros

Image and video hosting by TinyPic
Suscribirse a Profesionales_Recursos_Humanos

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Publicidad Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

    La Argentina “sindicalizada”: hay alerta empresarial ante el avance de 2.000 nuevas asociaciones gremiales

    Comparte

    Admin
    Admin

    Mensajes : 275
    Puntos : 738
    Fecha de inscripción : 26/01/2010

    La Argentina “sindicalizada”: hay alerta empresarial ante el avance de 2.000 nuevas asociaciones gremiales

    Mensaje  Admin el Jue Nov 25, 2010 8:59 am

    Una de las cosas que por estos días viene generando más alarma entre los empresarios es la irrupción de lo que muchos de ellos ya denominan "la Argentina sindicalizada".

    Esto es, la diversificación de la representatividad y el surgimiento de grupos, agrupaciones y comisiones internas que, por fuera de los sindicatos "oficiales", se hacen eco de las demandas de los trabajadores y toman la delantera en la defensa de sus reclamos.

    En la agenda de preocupaciones de los hombres de negocios, este fenómeno incluso le saca ventaja a la inflación y a la constante suba de los costos laborales que, mes a mes, afectan a las compañías.

    En paralelo a dicho escenario, expertos consultados por iProfesional.com ya advierten que durante el año que se aproxima se concretará, al mismo tiempo, la sindicalización de buena parte de aquellos empleados que -hasta hace apenas unos años- ni se les cruzaba por la mente ampararse bajo el paraguas sindical.

    Sucede que miles de ejecutivos, profesionales, mandos medios y hasta administrativos observan con suma preocupación el escenario actual, que los ha ido inclinado a tomar tal decisión, al ver que las mejoras remunerativas que obtuvieron quedaron varios puntos por debajo de aquellas logradas por los líderes gremiales para el personal dentro de convenio.

    Y éste es un punto no menor, habida cuenta que esa diferencia puede representarles, ni más ni menos, que quedar por encima de la "línea de flotación inflacionaria". Esto es, mantener su nivel de compra o, caso contrario, ir perdiendo progresivamente poder adquisitivo.

    "En los últimos cinco años, el Ministerio de Trabajo dio la simple inscripción a 2.000 sindicatos, 600 de los cuales son de mandos medios y gerenciales. Y estas 2.000 entidades están en trámite para obtener la representación de los trabajadores", afirmó el abogado y especialista en asuntos laborales Julián de Diego.

    De Diego no dudó en calificar como "muy preocupante" el panorama que se abre en materia laboral.

    Y aportó un dato clave: "El 90% de los conflictos que se da en las compañías tiene origen sindical, producto de peleas gremiales entre dos sindicatos, uno formal y otro informal, o en discusiones internas que se producen entre las distintas agrupaciones dentro del establecimiento".

    Y añadió: "Muy pocos de ellos están basados en las discusiones clásicas en materia laboral, como por ejemplo, los aumentos de salarios o las paritarias".

    En la misma línea, Ignacio Capurro, socio del estudio Funes de Rioja & Asociados, remarcó a iProfesional.com que lo que más preocupa a los empresarios es la incertidumbre y la falta de reglas de juego claras.

    La Argentina "plurisindical"
    Los expertos señalaron que, para la Corte Suprema, la ley sindical no tiene ninguna operatividad.

    "La consecuencia de los fallos de la Corte es que cualquier agrupación puede formar su propio sindicato, tener sus propios delegados y, paulatinamente, ir obteniendo los mismos derechos que tienen los inscriptos", advirtió De Diego.

    Los especialistas en cuestiones laborales no dudaron en afirmar que la Argentina se encamina rápidamente a un modelo "plurisindical".

    Para ilustrar este concepto, De Diego apuntó un dato contundente: "Basta observar lo que ocurre con las empresas mineras en la zona de la Cordillera, que están representadas por la Asociación Obrera Minera Argentina, AOMA. Pero como ninguno de los empleados de las compañías grandes se sentía representado formaron la Agrupación Minera Argentina, dirigida por la CTA y patrocinada por ATE. Y son tan importantes que, sin tener personería, con esta agrupación es con la que se están firmando los acuerdos salariales. Es decir, hay un desplazamiento de hecho de todos los sistemas formales que existen".

    Y añadió: "Muchas de las acciones y convenios que se producen en el marco de los paritarias y de las discusiones salariales ya no son negociaciones sino mecanismos extorsivos que incluyen violencia física y psicológica".

    Al respecto, Capurro sostuvo que en la actualidad los hombres de negocios encuentran un límite muy difuso para identificar quién es el "interlocutor gremial", ya que se ha ido pasando de un modelo de sindicato único por actividad a un escenario en el que conviven:


    * Sindicatos de profesión, que buscan avanzar horizontalmente en distintas actividades como es el caso de, por ejemplo, los camioneros liderados por Pablo Moyano.

    * Múltiples iniciativas gremiales, que pueden ser o no sindicales, como fenómenos políticos o sociales que se dan en distintas regiones del país. Es decir, distintas agrupaciones que se ocupan de aquello que los sindicatos han ido dejando de lado.


    "En muchas compañías existe un gremio con personería, consagrado legalmente, pero que, o bien no contiene a sus comisiones internas o bien su personal, por alguna razón en particular, se siente representado por otras entidades. Y no siempre las empresas tienen claridad acerca de cuáles pueden llegar a ser", enfatizó Capurro.

    En diálogo con este medio, así se expresó:


    Nueva tendencia: mandos medios buscan "tercerizar" la gestión de sus salarios
    Como consecuencia de la dispar evolución de los sueldos, quienes ocupan posiciones clave dentro de las estructuras ya no se sienten "mimados" por sus compañías y como la gestión individual de su salario -en base al mérito y la performance- no muestra resultados acordes a sus expectativas, optan por "tercerizar" esa tarea. Es decir, que sea el sindicato quien pelee por sus mejoras remunerativas.

    Esteban Carcavallo, socio del estudio Severgnini, Robiola, Grinberg & Larrechea, confirmó que "para quienes están comprendidos en un Convenio Colectivo de Trabajo, un beneficio es el hecho de contar con un sindicato que tiene como deber velar por sus derechos. Además es quien, por cuenta de esos trabajadores, se ocupa de negociar salarios, beneficios, condiciones y modalidades de trabajo".

    En tanto, Capurro afirmó que "los fuera de convenio ven que una buena performance ya ni siquiera sirve para mantener el poder adquisitivo y es así como prefieren tercerizar la gestión de obtener una mejora remunerativa con un gremio que, al menos, les permita mantenerse en línea con la inflación real".

    Según el socio de Funes de Rioja, en la práctica, esto se da de la siguiente manera:


    * Pidiéndole al gremio de la actividad que los represente, ya que muchas veces la exclusión tiene que ver con zonas grises (como las tareas administrativas que en los convenios están mencionadas pero que tradicionalmente se gestionaron por afuera).

    * Por sindicatos de profesión.

    * Por sindicatos jerárquicos.


    En este sentido, Capurro aportó un dato significativo: "Hoy hay unas 50 solicitudes de inscripción por personería gremial en el Ministerio de Trabajo vinculadas con niveles jerárquicos".

    Un caso muy avanzado es el de ASIMRA. Si bien este sindicato tiene décadas de actuación en la actividad metalúrgica para los niveles de supervisión, ahora tiene un pedido de ampliación de su ámbito de representación para poder incorporar a todos los sectores de la industria metalmecánica, no sólo metalúrgicos sino, por ejemplo, empleados de terminales automotrices.

    Es un expediente que está en trámite y que, según señalan en el sindicato, estaría pronto a salir. "Se trata, en definitiva, de ampliar horizontalmente su representatividad", comentó Capurro.

    No obstante, aclaró: "Hay personerías que llevan años y otras que por cuestiones políticas o gremiales salen más rápido".

    El solapamiento, una olla a presión
    Este mayor interés en obtener representación en las actividades gremiales por parte de los -hasta ahora- no afiliados radica, sobre todo, en la notable diferencia en cuanto a las mejoras salariales que los trabajadores bajo convenio han ido logrando en los últimos años y que se ubicaron muy por encima de aquellos que no están convencionados, diferencia que, en algunos casos, durante 2010 superó los 10 puntos.

    Esto ha generado, tal como ha venido consignando iProfesional.com, una verdadera olla a presión en el seno de las compañías, habida cuenta de que en categorías intermedias, muchos empleados (sindicalizados) ganan más que sus jefes y supervisores (fuera de convenio). Lea más: Salarios: advierten de una "olla a presión" que pone en zona de riesgo a empresas argentinas.

    "Se producen crisis de liderazgo y autoridad entre aquellas personas que cuentan con un nivel de responsabilidad mayor pero cuyos subordinados los superan en términos de compensación", apuntó Capurro.

    En teoría, la diferencia salarial que debiera existir entre supervisor y supervisado debería ser de, al menos, un 20 por ciento.

    Qué pasará en 2011
    De cara al 2011, el achatamiento de la pirámide salarial, lejos de revertirse tenderá a profundizarse. "Desde el vamos, el año que viene, otra vez, habrá una diferencia importante entre las mejoras que reciban los empleados sindicalizados y los fuera de convenio", anticipó Florencia Deverill, senior manager de Talento y Compensaciones de la consultora Aon Hewitt.

    La experta en remuneraciones hizo hincapié en que "la brecha se puede incluso llegar a ampliar y ser mayor que la de 2010" y destacó que por este motivo, no es llamativo que cada vez existan más casos de operarios que no quieren ser ascendidos a supervisores.

    "Es un juego de poder. Hoy la forma de gestión es la de agruparse y ver quién tiene más y qué logra. Los que van por su cuenta no consiguen nada. Y los ejecutivos y profesionales saben que si no se suman, se quedan abajo y con salarios rezagados. Esto es lo que les pasa a los fuera de convenio. Ser un mando medio y profesional hoy es la peor ecuación", disparó Deverill.

    Según un informe de Aon Hewitt anticipado días atrás por iProfesional.com, en sus presupuestos 2011 las principales compañías proyectan un incremento salarial del 26% para su personal en convenio y para el resto un 16%, al que suman unos 3 puntos que recibirán sólo algunos perfiles clave.

    Para Deverill, "todo el mundo empezará a jugar las cartas en los primeros meses del año y los sindicatos van a salir a buscar el mayor incremento posible porque saben que, después de julio, con el arranque de campañas para las elecciones presidenciales, el mercado tenderá a quedarse más quieto".

    La experta de Aon Hewitt adelantó que los empleados fuera de convenio tendrán sus mejoras remunerativas entre marzo y abril y que las empresas se verán obligadas a revisar los salarios trimestralmente y a dar otro ajuste en la segunda parte del año, tal como sucedió en 2010.

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:25 am