Recursos Humanos de Argentina

Foro de discusion sobre los temas de RR.HH.

Atheln

Compañeros

Image and video hosting by TinyPic
Suscribirse a Profesionales_Recursos_Humanos

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Publicidad Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

    Se duplican los conflictos por “delegados múltiples” en las empresas

    Comparte

    Admin
    Admin

    Mensajes : 275
    Puntos : 738
    Fecha de inscripción : 26/01/2010

    Se duplican los conflictos por “delegados múltiples” en las empresas

    Mensaje  Admin el Vie Jul 16, 2010 8:24 am

    Un informe privado muestra que en el primer trimestre del año continuó aumentando la conflictividad por la representación. Los empresarios temen que la conflictividad del subte se expanda a otros sectores y la CGT teme por la ruptura del modelo sindical. Los especialistas advierten un "desborde"

    El modelo sindical y laboral está mutando y de la forma más temida por los empresarios. En los últimos años, cada vez son más los trabajadores que desbordan las formas tradicionales de conflictividad y representación gremial con consecuencias notorias para las compañías, que ahora deben tratar con más de un interlocutor en las negociaciones salariales y, al mismo tiempo, acoger la aparición de nuevos delegados, avalados y protegidos por los fallos de la Corte Suprema. Puesto en números, esto significa que en tan sólo un año se duplicaron las situaciones en las que colectivos de obreros desafiaron el esquema sindical vigente.


    Según un informe del Observatorio de Derecho Social de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), durante el primer trimestre del 2010 se registraron 20 conflictos de representación, contra los 11 observados en el mismo período del año pasado, en base a las noticias publicadas por cuatro principales diarios y medios regionales del país.

    Entre los motivos de dicha conflictividad, aparece la disputa gremial por el encuadramiento de trabajadores, la negativa empresarial a reconocer al sindicato y las prácticas “antisindicales” sobre entidades con o sin personería, que ejercen las empresas al efectuar despidos sin causa o violar convenios colectivos.

    Estos últimos conflictos son los que más han crecido, seguidos por las peleas de encuadramiento. Ese es el caso de los trabajadores de la alimentación, que en marzo sufrieron despidos “preventivos” en las plantas de Arcor, en Córdoba, y en mayo volvieron a enfrentar la misma situación, tras participar de la huelga de 22 días que obligó al sindicato a conseguir un aumento salarial del 35 por ciento.

    Asimismo, el estudio registró cesantías o suspensiones de activistas sindicales en el Gobierno de la Ciudad, la UCES, hospitales de Tucumán, Santiago del Estero y Córdoba, y en la firma costurera Agrest.

    Pero lo más llamativo es la creciente aparición de casos en los que además del antagonismo entre empresarios y empleados, se mezcla la disputa dentro de un mismo sindicato o entre gremios diferentes, en el marco de un cuestionamiento a los mecanismos habituales de organización.

    “Este escenario demuestra que hay vida detrás de la personería. Antes la mayoría de la conflictividad se desarrollaba en el seno de la empresa, el convenio colectivo, el sindicato y las cámaras reconocidas. Hoy esos márgenes están siendo desbordados”, señaló a iProfesional.com el director del organismo que realizó el estudio, Horacio Meguira.

    Y esto despierta preocupación en el empresariado que teme tanto la “multiplicación” de los delegados en las fábricas como el surgimiento de conducciones menos conciliadoras que las tradicionales, dentro de los mismos sindicatos.

    “Tenemos la preocupación (de que la conflictividad del subte se expanda), pero esto se puede dar por competencia de sindicatos, o por lucha interna, como sucedió en la actividad de la alimentación, donde hubo problemas de liderazgo dentro de la misma organización”, explicó recientemente a iProfesional.com el vicepresidente y abogado de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja.

    El dirigente empresarial se refirió así al conflicto en Arcor pero también al que se vivió en Kraft durante el 2009, cuando la multinacional despidió a 155 operarios, incluida la comisión interna, por reclamar mejores condiciones laborales. En cuestión de meses, los delegados rebeldes sobrepasaron a la conducción histórica de Rodolfo Daer al frente del gremio, y sin llegar a un quiebre del sindicato, consiguieron reincorporar a un tercio de los cesanteados y luego conquistaron la comisión interna de la fábrica, ubicada en el cordón industrial de General Pacheco.

    La experiencia del subterráneo también comenzó como una disputa intrasindical, en el marco de un conflicto con Metrovías. Sin embargo, a fines del 2008 unos 4000 trabajadores del subte se separaron de la Unión Tranviaria Automor (UTA) y crearon una nueva asociación (AGTSYP) basada en el cuerpo de delegados, tras acusar de fraude y violencia a la conducción del viejo sindicato, en reiteradas ocasiones. Previamente, este sector crítico de la UTA había logrado reducir la jornada laboral a 6 horas por insalubridad y obtenido importantes mejoras salariales.

    Más sindicatos y corrientes gremiales en las empresas
    El informe de la CTA muestra que durante el primer trimestre de este año continuó profundizándose el resquebrajamiento del modelo sindical actual, basado en la ley de Asociaciones Sindicales (23.551) que promueve los sindicatos únicos por rama de actividad y la protección gremial sólo para los trabajadores afiliados a las organizaciones que poseen la personería.

    Un indicador de esta tendencia lo proporcionó la empresa distribuidora de electricidad Edesur, ubicada en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, donde choferes con más de 16 años de antigüedad desconocieron al sindicato de Luz y Fuerza y se afiliaron a la CTA, después de que la organización de la CGT se negara a representarlos ante una ola de 50 despidos.

    En la localidad bonaerense de Zarate, más de 1.500 obreros de las contratistas de Techint e Indigo que trabajan en Atucha II, la central nuclear más grande del país, repudiaron el accionar “mafioso” del sindicato de la UOCRA que, en complicidad con la empresa NaSa, los reprimió con armas de fuego y violó el mandato de las asambleas de reclamar el cumplimiento del convenio colectivo, según informó en un comunicado la comisión interna de Techint.

    En Salta, el sindicato que agrupa a los trabajadores de la empresa fabricante de cigarrillos Massalin Particulares mantiene diferencias con la federación de la actividad. Y en Santa Cruz continúa el conflicto en la minera Porfiris Internacional, donde los trabajadores cuestionan a la conducción del gremio AOMA por connivencia con la empresa y haber aceptado el año pasado el despido de 11 obreros, en el marco de una disputa por encuadramiento con el gremio de los camioneros.

    En Río Nego, Cipolleti, se produjo un conflicto por la decisión de Casino Crown de obligar a los trabajadores a afiliarse al Sindicato del Espectáculo Público y desconocer al Sindicato de Empleados de Casino de Neuquén y Río Negro.

    De la mano de un mayor protagonismo sindical y el crecimiento de las negociaciones colectivas, que según el Ministerio de Trabajo en el primer semestre del año ya registraron un incremento interanual del 20%, también se observa el surgimiento de nuevas organizaciones sindicales no reconocidas por el Estado que, en la actualidad, representan más de la mitad de los 2.820 sindicatos existentes en el país.

    “Hay un incipiente nacimiento de formas de representación que son minoritarias, pero que todos los años crece”, aseguró Meguira.

    Así, la lectura del fenómeno que hace el también director del Departamento Jurídico de la CTA es que, de fondo, hay en marcha un cuestionamiento al sistema de representación gremial.

    “Los datos del informe son un indicio de que los trabajadores están buscando, a nuestro juicio, organizarse de forma más democrática, participativa y asamblearia, en reacción al centralismo y el manejo unilateral de las direcciones de los grandes sindicatos”, señaló.

    Un nuevo escenario laboral
    En tiempos de altísima conflictividad, como fue la década de los 70, los conflictos de representación no pasaban del 3%, porque todo sucedía al interior de la personería gremial, explica Meguira. En cambio, ahora la situación ha cambiado. A tal punto que la propia CGT sufrió desprendimientos el año pasado en el poderoso Sindicato de Comercio que conduce Armando Cavalieri y en la Unión de Obreros de la Construcción que lidera Gerardo Martínez.

    O bien, se percibe un aumento del descontento con ciertas conducciones locales como ocurrió en las últimas semanas en la Unión de Obreros Metalúrgicos, por la denuncia de despidos y la precarización laboral en la fábrica de Peugeot situada en el partido de Tres de Febrero, y en la empresa SABO, de la Matanza.

    Los especialistas coinciden en señalar que el mapa sindical se está reconfigurando, y esto es favorecido por la recuperación económica de los últimos años que revitalizó la actividad gremial y los fallos recientes de la Corte Suprema que están dinamitando los cimientos del monopolio sindical.

    Sin ir más lejos, a fines de mayo la Justicia laboral declaró inconstitucional el artículo 29 de la Ley de Asociaciones Sindicales que limitaba la posibilidad de que en una misma zona o actividad tuvieran personería más de un sindicato por empresa, y ordenó al Ministerio de Trabajo de la Nación otorgar dicho reconocimiento a la Asociación de Personal de la Universidad Católica (APUC) de Santa Fe.

    Pero el fuero laboral también está restringiendo los márgenes de acción de las empresas contra los nuevos sindicatos, como se observó en abril cuando la sala VII de la Cámara Nacional del Trabajo resolvió la reinstalación de tres trabajadores que habían sido despedidos luego de haber creado una asociación sindical sin personería gremial.

    Ya el año pasado, el máximo tribunal había determinado que los delegados de los gremios "simplemente inscriptos" tienen la misma protección legal que los de “sindicatos con personería gremial”. Justamente, esta figura es la que exigen los trabajadores del subte al Ministerio de Trabajo desde hace más de un año para poder negociar colectivamente ante la cartera laboral y elegir representantes reconocidos por las autoridades privadas y públicas.

    Por ello, desde los estudios de abogados corporativos alertan que la ampliación de garantías para los sindicalistas sin personería introdujo un cambio potencialmente perjudicial para las empresas.

    “Traerá una mayor conflictividad sindical al generar un encarecimiento sustancial para los costos laborales y la modificación de las reglas y normas que hacen al desenvolvimiento empresario, sin previo aviso”, advirtió a iProfesional.com Juan Manuel Minghini, del estudio Minghini, Alegría & Asociados.

    En paralelo a los fallos judiciales, la ONU y la OIT no se quedan atrás y presionan al Gobierno para que garantice la libertad sindical y se adapte a los tratados internacionales firmados por la Argentina desde hace cuarenta años.

    De esta manera, los organismos buscan que se derogue o modifique el artículo 41 de la Ley de Asociaciones Sindicales, el cual, según una sentencia de la Corte del 2008, viola el derecho a la libertad de asociación gremial amparado por el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

    Todos estas presiones implican un desafío para la central obrera de Moyano que, pese a las disputas internas con los sectores antikirchneristas, prefiere conservar el modelo sindical y rechaza la libertad gremial porque considera que “fragmenta” al movimiento obrero. Es más, ante los pedidos de la CTA por su personería, advirtió esta semana en declaraciones periodísticas que "todo Gobierno que quiso modificar la ley de los trabajadores... así le fue".

    Como alternativa, el abogado de la CGT y diputado del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, propone que las diferencias sindicales se diriman al interior de los gremios tradicionales y cita la interna en Kraft como un ejemplo de “pluralidad”. No obstante, reconoce los obstáculos que muchos trabajadores enfrentan a la hora de lograrla.

    “Lo que falta es democracia sindical interna. Ahí encuentra uno la patología por la cuestión del poder…los cuestionamientos de fraude se dan también en una interna de un partido. Es patológico y forma parte de la condición humana”, sentenció.

    Juan Manuel Barca
    © iProfesional.com

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 6:51 pm