Recursos Humanos de Argentina

Foro de discusion sobre los temas de RR.HH.

Atheln

Compañeros

Image and video hosting by TinyPic
Suscribirse a Profesionales_Recursos_Humanos

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Publicidad Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

    La Justicia incluyó el celular y el auto en la indemnización y cobró más de un 20% extra

    Comparte

    Admin
    Admin

    Mensajes : 275
    Puntos : 738
    Fecha de inscripción : 26/01/2010

    La Justicia incluyó el celular y el auto en la indemnización y cobró más de un 20% extra

    Mensaje  Admin el Jue Mayo 20, 2010 9:04 am

    Con cada nueva sentencia se reafirma la tendencia de la Justicia de incluir en la base de cálculo de las liquidaciones finales distinto tipo de beneficios, tales como el celular o el automóvil que la empresa le entrega a un empleado para que éste lleve a cabo sus tareas.


    De esta forma, les otorgan naturaleza salarial lo cual se traduce en que las compañías tengan que afrontar un alto costo como resultado de la aplicación de este criterio por parte de los magistrados.

    A tal punto el monto determinado puede exceder las previsiones de los empleadores, especialmente para los dependientes fuera de convenio y personal jerárquico, que podría ser hasta un 25% mayor al importe que resultaría si estos conceptos fueran tratados como no remunerativos.

    Y esto fue lo que sucedió recientemente en una causa, cuyos detalles pudo conocer iProfesional.com. Una empresa vio como se incrementó el resarcimiento que debía abonarle al empleado en más de un 20% por la inclusión de los gastos por el uso del celular y el automóvil en la base del cálculo indemnizatorio.

    Es por ello que los expertos consultados recomiendan que las compañías establezcan por escrito el destino al que apunta el otorgamiento de estos beneficios, en este sentido, especificar que sólo se utilizarán con fines laborales. Por otra parte, advierten que es clave contar con una rendición de cuentas para evitar mayores erogaciones en el futuro.

    Omitir este tipo de previsiones podría derivar en que los jueces consideren que el vínculo se encontraba registrado de forma deficiente y, en consecuencia, aplicarían distintas multas.

    Celular y automóvil
    La compañía le proveía al empleado de un automóvil y de un teléfono celular, le abonaba los gastos que ocasionaba el uso de tales elementos y, además, le entregaba tickets para adquirir combustible. El dependiente se llevaba todos los días ambos elementos a su domicilio particular.

    Incluso, se iba de vacaciones en el automóvil de la empresa y con el celular que le proveía su empleador. En ese contexto, la firma abonaba la totalidad de los gastos de ambos, sin distinguir los derivados del uso que hacía con fines personales.

    Pero luego el trabajador fue despedido y, consecuentemente, se quejó ante la Justicia y reclamó que, al momento de calcular el monto indemnizatorio, no le fue incluido en la base remunerativa un importe representativo de los gastos del celular ni por el uso del automóvil.

    La sentencia de primera instancia hizo lugar de forma parcial a las pretensiones consignadas en la demanda y condenó a la compañía a abonar los rubros salariales, indemnizatorios y sancionatorios reclamados en el escrito inicial. En cambio, el fallo no admitió el incremento previsto en el artículo 2 de la Ley 25.323 –previsto para los casos en que el trabajador debe iniciar un juicio para cobrar el resarcimiento correspondiente-.

    En tanto, la empresa cuestionó que se le otorgó carácter salarial a las sumas abonadas en concepto de gastos por el uso del automóvil y uso del teléfono celular.

    En lo que atañe a los beneficios que implica proveer al empleado de un vehículo y teléfono móvil para su uso personal y laboral, así como solventar los gastos inherentes al funcionamiento de éstos, el empleado fundamentó su reclamo en la circunstancia de que le eran otorgados sin discriminar el uso privado que hacía de cada uno de ellos.

    Con relación a los gastos por el uso del auto, el artículo 105 de la LCT sienta como principio general que el salario puede ser satisfecho en dinero, especie, habitación, alimentos o mediante la oportunidad de obtener beneficios o ganancias" y que tales prestaciones complementarias integran la remuneración del trabajador. Sin embargo, entre sus excepciones menciona que “los reintegros de gastos sin comprobantes correspondientes al uso del automóvil de propiedad de la empresa o del empleado, calculado en base a kilómetro recorrido, conforme los parámetros fijados o que se fijen como deducibles en el futuro por la DGI".

    La empresa se defendió argumentando que, respecto del uso del automóvil, había que considerar aplicables las previsiones del inciso b del artículo mencionado. Adicionalmente, sostuvo que el reintegro de los gastos efectuados por el empleado se limitaban exclusivamente a los ocasionados con motivo del trabajo.

    Por ese motivo, la compañía debía demostrar que los reintegros se acotaban a la medida dispuesta por dicha excepción. Sin embargo, los magistrados señalaron que esta situación no pudo acreditarse, por lo que confirmaron la sentencia.

    Incremento
    Con respecto de los gastos derivados del uso del teléfono móvil, el empleado sostuvo que la firma solventaba un abono ilimitado para su consumo laboral y personal.

    La compañía se limitó a aseverar que, como consecuencia del ritmo de trabajo al que estaba sometido el dependiente, el uso del celular con fines particulares era limitado.

    Los magistrados entendieron que “la provisión del automóvil y la contratación de la línea telefónica estaban destinados a facilitar el desarrollo de las actividades de la empresa, pero esos elementos también podían ser utilizados con fines personales”.

    “Frente a ello, cabe concluir que la provisión de esos elementos, al igual que los importes abonados por el uso del automóvil y de la línea deben considerarse parcialmente remuneratorios”, se lee en la sentencia.

    Es decir, a la hora de estipular el monto de la base, los jueces sólo tuvieron en cuenta la proporción que constituyó una ventaja patrimonial para el empleado y en la que, por consiguiente, podía considerarse constitutiva de una contraprestación salarial en los términos de los artículos 103 y 105 de la LCT.

    En primera instancia, la jueza estimó que el valor total de ambos beneficios equivalía a $2.000 por mes ($1.900 y $100).

    En la Cámara, la empresa objetó la consideración como salarial de ese total. Los camaristas le dieron la razón porque sólo puede considerarse de esa naturaleza la parte de ese valor mensual que el actor haya utilizado con fines extra-laborales.

    Desde esa perspectiva, y ante la falta de elementos de prueba que permitan precisar el valor pecuniario de los gastos derivados del uso del automóvil y del teléfono celular con estrictos fines extra-laborales, le reconocieron carácter remuneratorio al 50% de esa cifra, es decir $ 1.000.

    En consecuencia, la base para el cálculo de los rubros diferidos a condena se integró por la suma de $5.343,24 – la mejor remuneración mensual, normal y habitual percibida de los últimos 12 meses anteriores al despido-, más los $ 1.000 precedentemente determinados, lo que hizo un total de $6.343,24.

    Los camaristas también resaltaron que la "empleadora solventaba la totalidad de los gastos generados, lo cual involucraba las erogaciones que se originaban a partir del uso personal y familiar que el empleado daba a esos elementos (independientemente de la utilización que les daba con motivo de su trabajo)". Para ver el fallo completo, haga click aquí

    Entonces:

    * La empresa al momento de determinar la indemnización abonó $68.869.
    * Al incluirse el incremento de $1.000 en la base de cálculo, los jueces indicaron que debía abonarse al trabajador $89.894.
    * Es decir, a causa de esa diferencia, debió abonar más de $21.000 adicionales más los intereses.

    Consecuencias
    “La tendencia actual es reconocer cada vez más la naturaleza salarial a rubros que no poseen tales características”, señaló Juan Manuel Minghini, socio de Minghini, Alegría & Asociados.

    “Esto aumenta los costos directos, ya que ante la duda de la naturaleza del beneficio que se conceda deberá prevalecer un criterio amplio, es decir, otorgarle el carácter remunerativo”, agregó el experto.

    Minghini consideró que “las compañías deberán establecer en forma expresa y por escrito el carácter de los beneficios que otorguen a sus empleados, indicando las limitaciones y disponibilidad en el uso y percepción”.

    Ante ello, “es recomendable que, de abonar este tipo de servicios, la firma pueda contar con la adecuada documentación que pruebe la porción de uso laboral de los mismos, a los fines que no sean consideradas remuneratorias”, señaló Adrián Faks, titular del estudio que lleva su nombre.

    “La porción restante, es decir la que corresponde al uso privado del empleado, debe ser considerada remuneratoria e incorporada como tal en los recibos de sueldo”, resaltó el especialista.

    En ese aspecto, “la empresa podría pagar telefonía celular al empleado, pero dividir adecuadamente el monto mensual del consumo e incluir en el recibo la porción de uso particular del trabajador”, destacó Faks.

    Sebastián Albornos
    © iProfesional.com

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:27 am