Recursos Humanos de Argentina

Foro de discusion sobre los temas de RR.HH.

Atheln

Compañeros

Image and video hosting by TinyPic
Suscribirse a Profesionales_Recursos_Humanos

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Publicidad Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

    Cómo será el impacto en su bolsillo tras la reforma del Impuesto a las Ganancias

    Comparte

    Admin
    Admin

    Mensajes : 275
    Puntos : 738
    Fecha de inscripción : 26/01/2010

    Cómo será el impacto en su bolsillo tras la reforma del Impuesto a las Ganancias

    Mensaje  Admin el Vie Abr 09, 2010 10:15 am

    De aprobarse los cambios impulsados en el Impuesto a las Ganancias, el peso del tributo variará de acuerdo al nivel de ingresos de cada empleado o trabajador autónomo.


    El anteproyecto adelantado por iProfesional.com apunta a elevar a $5.000 el piso salarial mínimo mensual a partir del cual un trabajador soltero sin hijos soporta esta carga impositiva. Actualmente el límite es de 4.015 pesos.

    En el caso de tratarse de un empleado casado con dos hijos, el valor mínimo mensual pasará a $6.846, dejando atrás los $5.554 vigentes hasta el momento. Para acceder al texto completo de la iniciativa
    Impacto en el bolsillo
    Marcos Goshi, miembro del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, puntualizó el impacto en el ingreso de bolsillo de acuerdo al nivel de ingresos de cada empleado.

    Respecto a los nuevos pisos de tributación, Goshi explicó que un trabajador soltero con un sueldo neto mensual de $5.000, se ahorrará $1.292 anuales ya que dejará de pagar el gravamen.

    De igual manera, un asalariado casado con dos hijos que gane $6.846 al mes se verá beneficiado con un monto extra anual de 1.852 pesos.

    La siguiente tabla, permite observar cómo impactarán los cambios de aprobarse la iniciativa:

    Avanzando en la escala salarial, de tratarse de un sueldo neto mensual de $7.000; el ahorro anual será de $2.784 para solteros y de $1.952 para casados con dos hijos.

    Asimismo, Goshi explicó que ante un salario (neto mensual) de $9.000, el ahorro anual pasará a ser de $3.136 en el caso de solteros y de $3.784 para casados con hijos.

    Respecto a los asalariados que ganan $12.000, el tributarista agregó que el alivio anual se ubicará en $3.968 (solteros) y $4.536 (casados).

    De tratarse de un salario de $15.000 el ahorro anual es de $3.980 (solteros) y $5.320 (casados con dos hijos).

    En igual sentido, Goshi sostuvo que ante un ingreso de $18.000, el ahorro anual pasará a ser de $2.030 y $4.630, para solteros y casados con dos hijos, respetivamente.

    Cabe aclarar que los ejemplos señalados también son aplicables para trabajadores autónomos. Esto es así, ya que el proyecto establece una equiparación en la deducción especial, al fijarla en $50.000 tanto para asalariados como para trabajadores independientes.

    Teniendo en cuenta que los empleados cobran 13 sueldos al año (12 más el aguinaldo), un asalariado que –por ejemplo- gana $7.000 al mes presenta idéntica situación que un trabajador independiente que tiene $91.000 de ingresos anuales.

    Respecto a la equiparación del tratamiento fiscal, desde el Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño (Cpcecaba), Flavia Melzi, aseguró que “la actual discriminación resulta incomprensible e infundada, por lo que se impone su equiparación”.

    “Finalmente se ha remitido una iniciativa que eleva la deducción especial a $50.000 para todos aquellos contribuyentes cuyas rentas sean derivadas del trabajo personal, sin hacer distingo alguno, igualando en el trato a todos los trabajadores, independientemente de si realizan su actividad en forma autónoma o en relación de dependencia”, agregó Melzi.

    Tasas altas
    Un cambio no menor impulsado por la iniciativa refiere al aumento de la alícuota del impuesto a las personas que ganan más de $14.230 netos mensuales (soltero sin hijos) o $16.076 (casados con dos hijos).

    En efecto, los contribuyentes antes mencionados comenzarán a soportar una tasa del 40% dejando atrás el 35% actual.

    Expertos consultados por este medio advierten que, de aprobarse el esquema progresivo de implementación del tributo propuesto, una gran cantidad de contribuyentes seguirán soportando una excesiva carga fiscal.

    El problema reside en que en la última década sólo se actualizó el piso salarial no alcanzado por Ganancias, dejando congelado el esquema progresivo de alícuotas a aplicar. Puntualmente, el régimen actual está vigente desde la liquidación anual de Ganancias del 2000.

    Es decir, una persona que ganaba $10.000 netos mensuales ese año soportaba la misma tasa (23%) que la afrontada actualmente por un asalariado que gana igual cifra a lo largo de 2010. Ante la significativa pérdida del poder adquisitivo del ingreso en la última década, resulta injusto que en ambos casos soporten la misma tasa en Ganancias.

    Desde PricewaterhouseCoopers (PWC), Andrés Edelstein, socio del área legal e impositiva, advirtió que “deberían replantearse los tramos de la escala progresiva para que los mismos resulten acordes a la situación económica actual y la capacidad contributiva de los empresas y particulares”.

    “De lo contrario, superado el nivel de imposición mínimo, una gran cantidad de contribuyentes seguirán tributando las alícuotas más elevadas que prevé la ley del gravamen”, aseguró Edelstein.

    En igual sentido, Guillermo Fernández y Marcelo Domínguez, coordinadores de la Comisión Tributaria de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce), advirtieron que “si no se ajustan los tramos de la escala de aplicación del impuesto, los ingresos mensuales que excedan los nuevos pisos salariales quedarán gravados con alícuotas elevadas”.

    “Consideramos razonable que los ingresos del trabajo personal no queden alcanzados por el impuesto a la renta cuando sean inferiores a $5.000 mensuales, pero no es adecuado que los salarios de los empleados queden alcanzados a la alícuota del 40% cuando superan los $14.230 por mes", concluyeron los expertos.

    Desde el estudio Lisicki, Litvin & Asociados, Gabriela Rigoni, reforzó la idea al señalar que “bajo el esquema propuesto es más fácil que un empleado quede alcanzado por las alícuotas más altas, aún cuando obtenga los mismos ingresos reales que hace años atrás, porque el incremento nominal salarial quedó compensado -total o parcialmente- por el efecto inflacionario”.

    En igual sentido, Mario Volman, socio de Kaplan, Volman y Asociados, argumentó que “si la suba de las deducciones personales propuesta no se la complementa con la actualización total del esquema de alícuotas progresivas, habrá numerosas personas que saltarán de tasa debido a la actualización por inflación de las rentas sufriendo un mayor impacto del impuesto”.

    Otros puntos flojos de la reforma
    Guillermo Fernández y Marcelo Domínguez también advirtieron que la iniciativa no prevé actualizar varios montos, que permitirían reducir la carga fiscal a soportar.

    Desde 1997, Ganancias prevé que las amortizaciones correspondientes a los automóviles son deducibles sobre un precio de compra máximo –neto de IVA- de 20.000 pesos.

    “Consideramos que ese monto debe acercarse al valor actual de los vehículos a los efectos de evitar que el precio máximo de compra actual de $20.000, desnaturalice la determinación de la ganancia neta anual alcanzada por el tributo”, explicaron los expertos.

    En igual sentido, Domínguez y Fernández, reclamaron la adecuación de los importes deducibles por gastos de sepelio y seguros de vida.

    “Desde 1992, Ganancias prevé que los importes deducibles en concepto de gastos de sepelio y de primas de seguros de vida ascienden a $996,23 anuales”, alertaron los tributaristas.

    “El Congreso debería adecuar los referidos importes fijos a los efectos de dar cumplimiento al propósito legal original de beneficiar a los trabajadores que incurren en ese tipo de gastos deducibles”, añadieron.

    “Sólo se cumple con el propósito legal de beneficiar a los trabajadores, cuando los importes máximos deducibles guardan relación con los gastos efectivamente incurridos por los mismos, lo cual no ocurre en la actualidad”, concluyeron los expertos.

    Recuperar beneficios
    Como contrapartida, al elevarse el mínimo no imponible a $15.000 anuales, los trabajadores en relación de dependencia podrán volver a descontar $4.500 al año en concepto de padres, suegros o abuelos para el cálculo de la retención de Ganancias.

    Actualmente, la jubilación mínima anualizada ($11.635) supera el mínimo no imponible vigente en la actualidad ($9.000), lo que impide su cómputo. Por lo tanto, de aprobarse la iniciativa los contribuyentes volverán a deducirse los familiares a cargo de los empleados.

    A fin de evaluar la procedencia del descuento, también se deben tener en cuenta los siguientes requisitos:

    * Que sean residentes del país.

    * Que se encuentren a cargo del contribuyente y que la deducción la realice el familiar más cercano.

    Renta financiera
    El cambio más polémico refiere a la implementación de una alícuota especial en Ganancias que gravará los dividendos distribuidos por las empresas.

    En otras palabras, el proyecto prevé una tasa del 35% sobre la ganancia empresaria no distribuida. Una vez otorgada en forma de dividendos, la iniciativa propone que se le aplique un 5% extra a dichas utilidades.

    En definitiva, el dueño de la compañía –que en muchos casos es uno de los principales inversionistas- termina afrontando una tasa real del 40 por ciento.

    Al respecto, Enrique Scalone, titular del estudio que lleva su nombre, explicó que conocido el proyecto “pueden preverse efectos fuertemente negativos para la inversión en nuestro país”.

    “Después de muchos años con la tasa impositiva sobre la rentabilidad empresaria estabilizada en el nivel del 35%, lo cual otorgaba un marco de previsibilidad en el cálculo de la tasa de retorno de la inversión (tanto nacional como extranjera), se eleva la carga fiscal sobre la renta al 40%”, explicó Scalone.

    “Esta mayor carga fiscal puede resultar decisiva a la hora de determinar si un proyecto de inversión es viable o no ”, alertó el tributarista.

    “En el marco de la globalización de la inversión, existe competencia fiscal entre países para atraer capitales mediante el arbitraje de sus alícuotas de imposición a la renta de los mismos”, agregó.

    “Sin ir más lejos, Uruguay grava la renta de las inversiones al 25% más un 7% sobre los dividendos distribuidos versus el 40% que regiría en Argentina”, concluyó Scalone.


    Hernán Gilardo
    © iProfesional.com

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 5:25 am