Recursos Humanos de Argentina

Foro de discusion sobre los temas de RR.HH.

Atheln

Compañeros

Image and video hosting by TinyPic
Suscribirse a Profesionales_Recursos_Humanos

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Publicidad Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

    Polémico fallo sobre el despido por embarazo y la reparación por daño moral

    Comparte

    Admin
    Admin

    Mensajes : 275
    Puntos : 738
    Fecha de inscripción : 26/01/2010

    Polémico fallo sobre el despido por embarazo y la reparación por daño moral

    Mensaje  Admin el Lun Mar 22, 2010 3:52 pm

    Cuando los empleadores deciden despedir a una mujer embarazada podrían enfrentaránse a un problema que no concluirá sólo con el pago de la indemnización agravada de 13 sueldos, sino también con un reclamo por daño moral.


    En ese aspecto, las sentencias en los tribunales del trabajo son dispares, ya que algunos hacen lugar a la reparación por el daño moral y otros no. Hace pocos días, se dio a conocer un fallo que suma un eslabón más en esta polémica.

    En esta oportunidad, la Cámara señaló que la reparación solicitada por la empleada se encontraba dentro de la indemnización agravada que prevé la Ley de Contrato de Trabajo.

    Embarazo y despido
    La trabajadora se desempeñaba en varias tareas dentro del comercio: desde atender a los clientes hasta manejar la caja, entre otras. En un momento determinado, la empresa decidió ponerle fin a la relación, pero no tuvo en cuenta que la dependiente se encontraba en estado de gravidez.

    Como otra arista más de este caso es importante señalar que también las unía un contrato de locación, ya que la propietaria de la firma le alquilaba a la empleada un inmueble, que ésta habitaba junto con su marido. Al poco tiempo, y como no le pagaban, la propietaria decidió desalojarlos.

    Casi en forma simultánea, comenzó una batalla en los tribunales que terminó hace pocos días.

    La empleada argumentó que la relación laboral no estaba registrada, y que cobraba su salario en negro y que fue despedida una vez que dio a conocer que se encontraba embarazada.

    Reclamó no sólo la indemnización agravada originada en el embarazo, sino también el daño moral sufrido por no haber tenido una obra social, que le hubiese permitido llevar adelante su estado en mejores condiciones.

    El juez de primera instancia le dio la razón a la trabajadora, porque si bien la compañía negó -en un primer momento- haber mantenido un contrato de trabajo con aquélla, luego reconoció que la reclamante había prestado servicios durante un tiempo determinado y tras haber terminado el vínculo laboral, continuaron unidas a través de un contrato de alquiler de un inmueble.

    En base a estos argumentos, ordenó resarcir a la dependiente con una indemnización agravada por el embarazo en la que ésta se encontraba. Sin embargo, rechazó el pedido por daño moral.

    Para elevar el reclamo contra la mencionada sentencia, que admitió la demanda en forma parcial, ambas partes se presentaron ante la Cámara de Apelaciones.

    La empresa apeló porque consideró que, en primera instancia, se valoraron las pruebas de manera incorrecta, ya que ante su desconocimiento de la relación laboral, la trabajadora debía probar la existencia de la misma y no pudo hacerlo.

    Los camaristas tuvieron en consideración los dichos de un testigo que afirmó que fue compañero de la reclamante. Y a pesar de que no pudo precisar la fecha en que prestaron servicios juntos, para la causa su testimonio era igualmente válido.

    Luego, los magistrados criticaron la calidad de la prueba aportada por la empresa. Esto, junto con la imposibilidad de realizar la pericia contable y sumadas las presunciones legales favorables a los trabajadores, fueron las que determinaron su suerte en el caso.

    Con respecto a la queja de la empleada sobre la desestimación del reclamo por daño moral, sostuvieron que el fallo debía ser confirmado ya que “el desalojo intempestivo del inmueble locado por la trabajadora, aún cuando pudiesen perjudicarla, no resultan pasibles de reparación en la justicia laboral”.

    En ese punto, debieron dilucidar si en el despido existieron circunstancias por las cuales se produzcan ilícita y culpablemente daños a los derechos de la trabajadora distintos de la pérdida del empleo. Los jueces respondieron negativamente y por eso rechazaron la apelación de la empleada.

    Luego agregaron que "la legislación del trabajo que protege el estado de embarazo y maternidad es de orden público e irrenunciable, y por tanto, indisponible por las partes e incluyen la reparación del despido durante el mencionado período, salvo cuestiones excepcionales que no se verificaron en el caso concreto".

    Por ello, concluyeron que la situación acontecida se encuentra suficientemente reparada mediante las indemnizaciones previstas en la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), por lo que confirmaron la sentencia. Para ver el fallo completo provisto por elDial.com haga click aquí

    Distintos aspectos
    De la mencionada sentencia se pueden sacar las siguientes conclusiones:

    1. Las consecuencias derivadas del despido durante el embarazo se encuentran suficientemente reparadas con las indemnizaciones previstas en los artículos 178 –agravada y de 13 salarios por el estado de la mujer- y 245 –correspondientes al despido sin causa- de la LCT.

    2. Las irregularidades e incumplimientos imputados al empleador, si bien revistieron gravedad, “no van más allá de una inobservancia de los deberes a su cargo en el marco del contrato de trabajo, sin que pueda inferirse la existencia de un acto ilícito para presumir la provocación de un daño moral resarcible."

    3. Las cuestiones relacionadas al desalojo intempestivo del inmueble alquilado por la trabajadora, aún cuando le pudieran haber ocasionado un perjuicio, no son pasibles de reparación en la Justicia del Trabajo, ya que allí sólo se discuten las circunstancias relativas a la relación laboral.

    Implicancias
    "Con respecto a la reparación de daño moral, en este caso, no hay que perder de vista que en el ámbito de un contrato de trabajo todo daño se presume resarcido con la indemnización tarifada en la Ley de Contrato de Trabajo”, dijo Alejandro Ortiz, abogado laboralista de Biscardi & Asociados.

    En tanto, Pablo Mastromarino, del estudio Beccar Varela, dijo que el fallo en análisis constituye un antecedente importante, porque “es bastante común que los empleados incrementen sustancialmente el monto de sus demandas, ya sea reclamando indemnizaciones por daño moral o bien persiguiendo otras reparaciones ajenas a la relación de trabajo”.

    En ese aspecto, el especialista dijo que se contempló “la situación de la trabajadora embarazada, y es por ello que introdujo normas protectoras específicas, entre las cuales se encuentra la indemnización agravada prevista en el artículo 178 de la LCT, la cual consiste en un año de remuneraciones que se acumulan a la indemnización por antigüedad”.

    En cuanto a la falta de goce de la obra social porque la relación no estuvo registrada, “hoy en día hay varias demandas donde se reclama una reparación específica por este concepto”, agregó Mastromarino, quien rescató la relevancia del fallo, porque “introduce certezas sobre la suerte de este tipo de planteos que exceden del régimen de reparaciones de nuestro ordenamiento laboral”.

    Sobre este aspecto, tanto la Ley 24.013 como la Ley 25.323 establecen mecanismos de reparación específicos para aquellos trabajadores que no estuvieren registrados, o lo estuvieran de modo insuficiente.

    Finalmente, Ortiz agregó que “puede ocurrir que existan otros daños que, si bien son inherentes al despido, trascienden al mero incumplimiento contractual; ello se daría en caso que el empleador cometa un acto ilícito con dolo o culpa que no fuera representativo de una mera inejecución de las obligaciones derivadas del contrato laboral”.

    Es decir, para la configuración de un daño moral resarcible se requiere la existencia de una conducta adicional que fuera reprochable.

    Sebastián Albornos
    © iProfesional.com

      Fecha y hora actual: Jue Dic 08, 2016 4:51 am